domingo 14 julio, 2024
Mujer es Más –
COLUMNAS COLUMNA INVITADA

«COLUMNA INVITADA»: ¡Te la bañas!

 

El título de este artículo no pretende alburear ni tiene doble sentido, sino que hace alusión al dicho regiomontano. Mis amigos de Monterrey gritan así -¡Te la bañas!- cuando quieren decir: no te pases, no friegues.

Me parece que ese dicho se ajusta al grave problema nacional que todos omiten en estos días y que nadie quiere voltear a ver. Un asunto grave, estructural, que afecta al cien por ciento de la población sin distingo de nivel social.

Es cierto que México está infestado de desafíos y conflictos: narco, violencia, economía informal, huachicoleros, corrupción. Pero por encima de todos ellos hay uno que ni siquiera estuvo en la agenda electoral de este año y que el nuevo gobierno federal ha omitido en sus prioridades: el cada vez más cercano colapso que habrá en el abastecimiento de agua potable a la Ciudad de México.

Es un asunto federal, estratégico, de seguridad nacional y de salud pública. ¿Te imaginas las epidemias que pudieran desatarse en una metrópoli de 20 millones de habitantes sin agua? Por no hablar del derrumbe de todas las plusvalías posibles (la inmobiliaria, la comercial, la turística) y la violencia social -el caos- en el que nos veríamos inmersos.

La infraestructura hidráulica que abastece al Valle de México tiene décadas de obsolescencia; cada vez es mayor el porcentaje de agua potable que se pierde por las fugas en la tubería que recorre a la urbe, agravadas por los sismos.

Su modernización fue abandonada por completo; nunca se le dedicó presupuesto, pues cualquier inversión subterránea es difícil de capitalizar políticamente. No ayuda al lucimiento de los funcionarios, pues.

Los sucesivos gobiernos del DF optaron por hacer obra pública cacareable electoralmente, como los ejes viales, segundos pisos, el Metrobús y más líneas del Metro. Pero mejorar el abastecimiento de agua se soslayó en los presupuestos anuales durante décadas. Hoy el rezago financiero de este tema es colosal.

El problema se agudiza por una sociedad mayoritariamente desentendida, egoísta, reprobable, que desperdicia agua en su vida cotidiana, se niega por negligencia criminal, a sustituir los retretes de 20 litros por otros nuevos que son más ahorradores, deja el grifo abierto para lavar trastes, para lavarse las manos, para bañarse, lava con manguerazos interminables sus autos y avienta agua a lo loco en Semana Santa.

Un amigo me compartió hace tiempo una solución algo neurótica, para concientizar a la gente en el cuidado del agua: que el gobierno -me dijo- deje a la ciudad entera sin suministro durante una o dos semanas, pa’ que la gente entienda lo que sería vivir sin el vital líquido.

Pues bien, a mi amigo se le cumplirá su deseo a fines de octubre, cuando las reparaciones mayores en el Sistema Cutzamala obligarán a ello. La Ciudad de México perderá todo el suministro de agua durante cuatro o cinco días. 

Ojalá esto sensibilice a todos y se convierta en un tema de la agenda pública. AMLO fue Jefe de Gobierno de la Ciudad y conoce el desafío, por lo que tendremos un presidente sensible al tema. Hace unos días le prometió a Sheinbaum que la Federación absorberá todo el gasto social de la CdMx, lo que liberará recursos para otros fines como este del agua. Si no lo atienden, habrá que gritarles en la próxima elección: “¡Te la bañaste!”.

 

 

Artículos Relacionados

ACTOS DE PODER: ¿Cuándo se pudrió el PRI?

Editor Mujeres Mas

CUARTO PISO: Peleando al muerto

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: Lo volvería a hacer

Editor Mujeres Mas

EL ARCÓN DE HIPATIA: ¿Y para seguridad no hay “Plan C”?

Editor Mujeres Mas

RETROVISOR: ¿Puede la justicia mejorarse en el odio, la mentira y la crueldad?

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: Rosa Icela, Omar y Ariadna

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.