lunes 15 abril, 2024
Mujer es Más –
COLUMNAS COLUMNA INVITADA

COLUMNA INVITADA: La envidia llevó a Sheinbaum ante el Papa

Por. Elena Chávez

 

Un motivo más para no votar por Claudia Sheinbaum para presidenta de México es su hipocresía y lo endeble de sus valores, si es que los tiene.

¿Por qué lo digo?

La candidata oficialista de Andrés Manuel López Obrador ha ofendido a los mexicanos católicos que tenemos a Jesús como centro de nuestra vida. Su ambición por llegar a la Presidencia de la República la hizo olvidar que en 2018, en el programa Tragaluz, que conduce, Fernando del Collado, aseguró mirándolo a los ojos: ¡No soy católica! ¡No soy religiosa!, entonces ¿cuál fue el motivo por el que visitó al Papa Francisco el mismo día que lo hizo la candidata del Frente, Xóchitl Gálvez?

Sheinbaum acudió al Vaticano el pasado 15 de febrero para encontrarse con quien se dice, entre los miles de millones de personas en el todo el mundo que profesamos la religión católica, es en la tierra el sucesor del apóstol Pedro, es decir, su Santidad Francisco es en la tierra el más cercano a Dios.

No creo que la aspirante de Morena a gobernar nuestro país haya ido a confesarse, que bien le haría ante la cantidad de pecados que tiene, muchos menos a pedir perdón por sus actos de omisión que provocaron la muerte de 19 niñas y niños en el colegio Rébsamen durante el sismo de 2017 que enterró a los pequeños juntos con siete maestras que dieron su vida por salvarlos.

Tampoco creo que le haya ido a confesar al Papa, la máxima autoridad en la iglesia católica, que por su política de austeridad como jefa de Gobierno de la CDMX, no dio los recursos económicos para el mantenimiento de la Línea 12 del Metro, lo cual provocó el derrumbe de varios vagones y, desde luego, la muerte de 27 personas, una de ellas un adolescente.

Dudo mucho que Sheinbaum le haya dicho al Papa que evitó a toda costa enfrentar a los padres de los niños fallecidos en el Rébsamen y cuando se vio obligada a ofrecer una disculpa por la pérdida de esas pequeñas vidas lo hizo más a fuerza que de corazón.

¡No soy católica! ¡No soy religiosa!

Estoy segura que no le dijo al Papa Francisco que en su campaña para Jefa de Gobierno le faltó el respeto a la madre de Jesús, a la Virgen María, para los mexicanos, la Virgen de Guadalupe, usando su imagen en un faldón multicolor con el que subía y bajaba de su camioneta y recorría las calles de la Ciudad de México manipulando visualmente a los ciudadanos que son fervientes de la morenita.

¿Qué le dijo al Pontífice durante la hora que estuvo en su despacho privado en Santa Martha? ¿Le hablaría de los pecados mortales que carga sobre sus hombros el líder de su secta, Andrés Manuel López Obrador, que con su política de “abrazos y no balazos” ha provocado la muerte de más de 170 mil mexicanos.

O quizá le confesó que el señor que vive en Palacio Nacional y dice ser presidente de México dejó morir a 19 niños por no comprar el medicamento contra el cáncer que les cortó sus alas cuando empezaban a vivir.

Sheinbaum, quien durante la entrevista con Fernando del Collado, dijo ser transparente y honesta, no soportó la envidia, por cierto otro pecado, que le generó el saber que su contrincante Xóchitl Gálvez vería al representante de los millones de mexicanos que amamos a Jesús; que creemos en Dios Padre y nos encomendamos al Espíritu Santo para tratar de ser mejores personas.

La candidata del tabasqueño, quien por cierto, ya dijo que le gustaría ir al infierno para ver a quién se encuentra entre las llamas del fuego, ¿le diría al Papa que no ha sido capaz de ir a Acapulco a solidarizarse con todas las familias pobres que lo perdieron todo porque su benefactor no fue capaz de alertar a la población sobre el nivel de peligrosidad con que entraría al puerto el huracán Otis?

Sheinbaum justificó su visita al Pontífice diciendo que fue por ser el representante de la religión que profesa la inmensa mayoría de mexicanos. Que siente por Francisco “una profunda admiración por su pensamiento humanista”.

Debo decirle a Claudia, así, a secas, que en lo personal no me representa para ir en mi nombre a visitar al Papa porque simplemente es atea; me ofende su presencia en la catedral donde están los restos del apóstol Pedro y, sobre todo, me indigna pensar que durante una hora le mintió al representante de Jesús en este mundo.

Un motivo más para que no voten por ella….

Artículos Relacionados

RETROVISOR Elecciones 2024: la pluralidad estigmatizada

Editor Mujeres Mas

CUARTO PISO: Mentiras, silencio y arrogancia

Editor Mujeres Mas

SALA DE ESPERA: Patria y “diplomacia”

Editor Mujeres Mas

COLUMNA INVITADA: Debate chafa y focos rojos

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: El debate

Editor Mujeres Mas

EL ARCÓN DE HIPATIA Camila y Taxco: el viacrucis del Estado ausente

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.