viernes 14 junio, 2024
Mujer es Más –
PATY BETAZA

«MIRADA GLOBAL»: Librémonos del Torito y el escarnio

Una de las medidas más plausibles en la Ciudad de México es el alcoholímetro, y el famoso Torito. Dos son las razones fundamentales: la disminución en un 35% de las muertes por accidentes a consecuencia de manejar alcoholizados y otra porque al menos por testimonios públicos y cercanos el programa está libre de corrupción. Hemos visto artistas, políticos, empresarios y periodistas caer en el Torito. Es excelente para evitar muertes y accidentes que no deben ocurrir, pero también un momento terrible para quienes llegan a uno de sus separos y experimentan un momento más que bochornoso por el escarnio al que son sometidos cuando sus testimonios son subidos a las redes sociales.

Veo el video reciente de la actriz Cynthia klitbo. Primero, con voz apenas entendible, “denuncia” y pregunta que con una cuántas copas uno se va al Torito. Horas después, la misma actriz dice que qué bueno que llegó al Torito, que nadie le pidió nada a cambio para no llegar a ese lugar. He dicho que ojalá y el Torito hubiera estado cuando cuatro jóvenes murieron en Paseo de la Reforma, como resultado de un horrendo accidente automovilístico que dejó personas decapitadas con un saldo triste y horrible para sus familias. ¡Ojalá al conductor del BMW hubiera caído en el Torito! Qué bueno también que no se ha pervertido el programa y que ha evitado un número significativo de muertes.

Cynthia, me imagino después de una cruda terrible, reconoce que nadie le pidió dinero ni otra cosa para evitar soplar y ser detenida por no estar en condiciones aptas para poder conducir. En el caso de la actriz, ella decidió por su propia voluntad “denunciar” primero su detención y después aceptar que no estaba en condiciones óptimas para manejar. Ella misma decidió hacer pública su detención y su ingreso al “Toro” y después reconocer la eficacia del Programa, para no convertirse en víctima en potencia y sufrir algún accidente o provocarlo.

No todos los que han caído en El Torito están en la misma posición de Cynthia. Muchos son expuestos en redes sociales en evidentes estados etílicos. Algunos chistosos, otros grotescos, o en francos desfiguros producto de la ingesta excesiva de alcohol. Qué bueno que existan barreras para evitar algún tipo de accidente por combinar el volante con el alcohol. Pero también qué lamentable que cualquier persona pueda ser exhibida en las redes, tras haber bebido más de un par de copas.

El consumo excesivo de alcohol no es una cosa menor ni cuestión de chiste. Es un problema que tiene múltiples factores. No todos tienen claro qué es lo que los lleva a consumir más allá de un par de copas a pesar de traer un automóvil. El consumo excesivo de alcohol o el alcoholismo tiene demasiadas aristas. Está muy bien que haya programas como el de Conduce sin Alcohol, pero de ahí a que quienes sean detenidos tengan que ser exhibidos públicamente, es un exceso. Siempre que veo una “lady o un “gentleman” en penosas circunstancias, me genera preocupación. Quizá muchos tienen la fortaleza de salir adelante de tan bochornoso incidente, pero tal vez hay quienes caen en en la absoluta indefensión y enfrentan todo tipo de consecuencias. Beber en exceso, no siempre es un asunto trivial ni gracioso.

 

Artículos Relacionados

MIRADA GLOBAL: Desigualdad de género en el periodismo

Editor Mujeres Mas

MIRADA GLOBAL: Día Internacional de la Mujer

Editor Mujeres Mas

MIRADA GLOBAL: Las mexicanas, las más afectadas por el sedentarismo

Editor Mujeres Mas

MIRADA GLOBAL: La vulnerabilidad ante la inteligencia artificial

Editor Mujeres Mas

MIRADA GLOBAL: Aumenta depresión en niños, niñas y adolescentes

Editor Mujeres Mas

MIRADA GLOBAL: Cárcel para la violencia vicaria

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.