lunes 15 abril, 2024
Mujer es Más –
COLUMNAS MARISSA RIVERA

CUARTO PISO: El amor en los tiempos de la 4T

Por. Marissa Rivera

@marissrivera

 

La maniquea y desgastada frase de amor con amor se paga traerá desagradables consecuencias al presidente.

En el ocaso de su sueño por gobernar al país ha dejado un sinfín de damnificados y su desamor fue tan grande que quienes votaron por él en 2018, hoy no lo harán.

Él cree que su amor a los viejitos es genuino, pero sabemos que no. Sabemos que sus mal llamados servidores de la nación los amenazan con quitarles un derecho constitucional, si no votan por Morena.

Esas merecidas pensiones a los adultos mayores no son un regalo presidencial, son un apoyo que los legisladores de todos los partidos políticos votaron a favor y es dinero de todos los mexicanos.

Engañarlos solo exhibe la mezquindad política de los operadores de los programas sociales.

Si el presidente profesara amor al prójimo no hubiera polarizado a un país, que afortunadamente es resiliente esté quien esté en el poder.

Que mejor muestra de brindarle amor a los mexicanos, garantizándoles seguridad. Certeza de salir a trabajar y volver a casa con los seres queridos.

No sería la administración con más muertos en las últimas décadas.

Habría medicinas, no solo para niños con cáncer, sino para todos los mexicanos.

No habría derecho de piso.

Habría castigo a los corruptos de su gobierno.

Los adultos mayores no se gastarían sus pensiones en medicinas que nos les da el sistema de salud.

No tendríamos a campesinos sin protección frente a la sequía que agobia al país.

No habría despilfarro en las obras capricho de su administración.

El presidente no muestra detalles de amor ni con sus más cercanos. No, al presidente le gusta ser amado.

Como él no habrá dos. Él es México. Él es la constitución. Él es la lucha a favor de los pobres.

Un trasnochado de los suyos, llegó a decir que López Obrador estaba a nivel de Jesucristo. La irracionalidad con iniciativa.

Justo, porque él se cree todo y pronto se le acabará, es por lo que está nervioso. Sabe que eligió a la candidata que hará lo que él pida.

Pero también sabe que ella jamás alcanzará los votos que él obtuvo después de más de 12 años de insistir y gracias a la corrupción peñanietista.

Él la eligió y tendrá que luchar a contracorriente por una candidata sin carisma y que siempre ha caminado bajo el manto protector de su mesías. Su paciencia y perseverancia, incluso, en esa pantomima del llamado gobierno legítimo en 2006 la llevó hasta donde está. La lealtad ciega premiada con una candidatura.

Por eso está metido hasta el tope en la elección. Porque a pesar de aceitar de manera velada una elección de estado, los números no están de su lado.

En el más reciente evento palaciego, en torno a la Constitución, mostró su temor y aceptó la posibilidad de perder: “si por nuestros errores, desidia o desviaciones, valiéndose del dinero o de la manipulación que lleva a cabo en los medios, los reaccionarios logran regresar al poder que sea mucho lo que tengan que echar atrás”.

Por eso lanzó 20 reformas constitucionales. Mal hechas y solo algunas con posibilidad de transitar. Porque al presidente no le interesan esas reformas, le interesa ser el coordinador de campaña de su elegida.

Un día después el 6 de febrero, frente a la pregunta de por qué hasta ahora presentó las reformas, fue directo y contundente, sin máscaras como él suele decir: “porque vienen las elecciones y el pueblo va a decidir”.

Al presidente le fascina ser el candidato y ante esa imposibilidad rompe las reglas e irrumpe en beneficio de su candidata.

Sabe que, en el primer debate, Xóchitl tendrá mucho que señalar y Claudia poco que defender.

Cómo se extrañó a ese candidato combativo que no dejaba pasar nada. Nomas ganó y se convirtió en lo que tanto odiaba.

Lo que se le olvida es que también el desamor con desamor se paga y eso será crucial en las urnas el 2 de junio.

Artículos Relacionados

RETROVISOR Elecciones 2024: la pluralidad estigmatizada

Editor Mujeres Mas

CUARTO PISO: Mentiras, silencio y arrogancia

Editor Mujeres Mas

SALA DE ESPERA: Patria y “diplomacia”

Editor Mujeres Mas

COLUMNA INVITADA: Debate chafa y focos rojos

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: El debate

Editor Mujeres Mas

EL ARCÓN DE HIPATIA Camila y Taxco: el viacrucis del Estado ausente

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.