lunes 15 abril, 2024
Mujer es Más –
COLUMNAS GILDA MELGAR

“Succession” (10 de 10 y un final de infarto)

Por. Gilda Melgar

Succession, la mejor serie pre y post pandemia terminó este fin de semana. La expectación generada por el capítulo final -tras cuatro temporadas- estuvo al nivel de las más top, como The Sopranos, Breaking bad y Games of Thrones.

Inspirada en la historia de la familia dueña de Fox News, Succession cuenta la lucha por la sucesión entre los hermanos Connor, Kendall, Shiv y Roman, hijos del magante de los medios y posibles herederos de una fortuna generada desde cero por su brillante y despiadado padre, Roy Logan.

Sin duda, los fanáticos que gozamos o padecimos cada una de las cuatro temporadas, así como los episodios clave que cada tanto le dieron un giro inesperado a la historia, estamos en duelo.

Desde el reparto hasta el guión, en esta serie todo fue de menos a más. Una trama in crescendo que nos mantuvo cada vez más enganchados.

Dos de los factores que hicieron exitosa a Succession son, sin duda, los diálogos y la excelente actuación de los protagonistas y todo el reparto de soporte.

A pesar de que la serie se desarrolla en un contexto privilegiado y lejano a cualquiera de nuestras vidas comunes y corrientes, los sentimientos más primitivos como la ira, la envidia o la venganza impulsan la vida de los hermanos Logan en la búsqueda de la validación de su padre y la lucha por sucederlo al frente del imperio mediático.

El magnate Roy Logan manipuló a sus hijos desde su infancia fomentando entre ellos una competencia como de lobos hambrientos ante su presa. El hippie idealista de Connor, el depresivo Kendall, la despiadada Shiv y el cínico patán de Roman, son personajes con los que todos nos identificamos alguna vez a lo largo de la serie y cuyos perfiles están basados en arquetipos shakesperianos.

¿Cuál es tú favorito?

En muchas ocasiones quise consolar a Kendall (Jeremy Strong) -el aparentemente hermano más débil-, especialmente al final de la tercera temporada cuando sufre la más profunda de sus depresiones y le confiesa a sus hermanos que sí mató al camarero en la boda de Shiv. Pero también amé locamente la desfachatez y el cinismo de Roman aunque tuviera que cerrar los ojos ante las escenas de su explícito “amor” o complejo de Edipo con Gerri. Siendo mujer, por supuesto que envidié el arrojo y los “pantalones” de la bellísima Shiv, la única capaz de enfrentarse abiertamente a su padre y de poner su carrera por encima de su matrimonio. De Connor o “el patito feo”, aplaudo la capacidad de reconocer sus limitaciones y remontar el desprecio de su padre a su favor al crearse una burbuja protectora alrededor.

Foto: @succession

Del reparto secundario, mi personaje favorito indudablemente es Gerri Kellman (interpretado por J. Smith Cameron), consejera general y Ceo interna de Waystar, mano derecha de Logan. Una mujer brillante en sus 50s, líder por naturaleza y la única que sabe cómo marcar límites ante las groserías y demandas de los Logan, ya que, si bien suda la camiseta por la empresa, también cuida de sus propios intereses con una majestuosa dignidad y elegancia.

De entre los varones, me quedo con Tom (protagonizado Matthew Macfadyen), el ambicioso marido de Shiv que pasa de ser un advenedizo “lame botas” a una figura imprescindible en la empresa de su suegro. Para mí, es el personaje con mayor evolución a lo largo de la serie y es con el que finalmente muchos mortales con carácter ambicioso, temerario o “arribista” podrían identificarse. Como bien señala el guionista en el “atrás de cámaras” del episodio final, Tom es de ese tipo de personas “que limpian los escombros y se hacen necesarias para los poderosos”.

Todo en Succession es digno de feliz cotilleo, ya sea por la crítica calificada o en nuestra sobremesa. Desde la pegajosa intro musical (compuesta por Nicholas Britel) la cual seguramente ustedes como yo jamás se saltaron para entrar en “modo serie favorita”, hasta el vestuario ampliamente comentado en redes como ejemplo de “lujo silencioso”. En algunos episodios, el look completo de Shiv alcanzaba los 12 mil euros, sin contar la bolsa y los zapatos. El traje sastre negro (de Tom Ford) con top de cadena dorada que el personaje lució en la boda de Connor y Willa (tercer capítulo de la 4ta y última temporada) costó cerca de 140 mil pesos.

Además de los sets y las locaciones en sitios como Siena, Italia, (boda de la madre de Kendall, Shiv y Roman en la tercera temporada) o el superyate hotel en el que la familia recorre el Adriático croata al final de la segunda temporada. Y qué tal la arquitectura y los paisajes del hotel noruego “Juvet Landscape” donde la familia Roy se reúne con el inversor tecnológico Mattson.

Si eres fan, fan, fan, ya sabrás que hay curiosidades sorprendentes acerca del elenco como la de que Jeremy Strong (Kendall) originalmente audicionó para hacer el papel de Roman y de que Kieran Culkin (Roman) tuvo su primer casting para hacerla de Greg (el primo pobre de los Roy).

Desde la primera temporada, Succession ha ganado múltiples premios entre los que destacan dos Emmy por Mejor Serie Dramática (2020 y 2022) y nominaciones de los Globos de Oro al Mejor Actor o Actriz para Jeremy Strong, Sarah Soonk y Brian Cox.

Con base en los números reportados por la Warner Bros, el capítulo final de las serie, emitido el pasado domingo 28, rompió récord de audiencia con un total de 8.7 millones de espectadores.

Una semana antes del episodio final, las apuestas sobre el “Sucesor” de Roy Logan estaban a la orden del día. Incluso hubo teorías medio absurdas que habrían estado “muy sacadas de la manga”.

Estoy segura de que los últimos 16 minutos de este último episodio dejaron sin palabras a los fans más expertos. Simplemente “no la vimos venir” .

Unos minutos antes del cierre, Roman sentencia: “Somos una mierda. Tú eres mierda, ella es una mierda, yo soy mierda. No somos nada” y no puedo estar más de acuerdo con él tras atestiguar la infinidad de traiciones y deslealtades entre ellos, sin contar con la escalofriante desnudez de sus flaquezas.

Será muy difícil superar la adicción dominguera a esa “mierda” cuyo final no pudo ser más que perfecto.

10 de 10.

Artículos Relacionados

RETROVISOR Elecciones 2024: la pluralidad estigmatizada

Editor Mujeres Mas

CUARTO PISO: Mentiras, silencio y arrogancia

Editor Mujeres Mas

SALA DE ESPERA: Patria y “diplomacia”

Editor Mujeres Mas

COLUMNA INVITADA: Debate chafa y focos rojos

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: El debate

Editor Mujeres Mas

EL ARCÓN DE HIPATIA Camila y Taxco: el viacrucis del Estado ausente

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.