viernes 19 julio, 2024
Mujer es Más –
COLUMNAS IVONNE MELGAR

«ELLAS EN EL RETROVISOR»: Senadora Kenia López y el reto opositor

 

Sin renunciar a la construcción de acuerdos que reclama la agenda feminista, la Senadora Kenia López Rabadán ejerce esa difícil tarea de ser oposición, en un recinto con mayoría de Morena.

Abogada de profesión por la UNAM y Maestra en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Panamericana, la legisladora del PAN tiene a su cargo la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos, una instancia que será clave para dar seguimiento a la oferta de paz y reconciliación que ha hecho el futuro gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Con historia panista desde hace 20 años, cuenta con experiencia parlamentaria. Fue parte de la Asamblea Legislativa del DF; diputada federal y presidenta de la Comisión de Cultura e integrante de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, donde impulsó los instrumentos de la participación ciudadana y la paridad.

Para la Senadora López Rabadán, es relevante que la actual legislatura reconozca que los derechos político-electorales de las mujeres siguen siendo violentados.

Y en su alegato para darle dimensión constitucional a la violencia política de género, la senadora define que se trata de una práctica que puede manifestarse de manera simbólica, verbal, patrimonial, económica, física, sexual y psicológica, y que “tiene como objetivo menoscabar los derechos político-electorales de las mujeres”.

Ella, es puntual en definir que ese tipo de violencia se dirige a una mujer por el hecho de ser mujer y que genera un impacto diferenciado en las políticas del género femenino porque les afecta desproporcionadamente.

En esa misma línea, y con el respaldo de todas las bancadas, López Rabadán presentó otra iniciativa de ley en materia de paridad de género, para que ésta no quede limitada a los cargos de elección y al Poder Legislativo.

“Con esta reforma vamos por incrementar la representación de las mujeres en el ámbito público, para que estén en la toma de decisiones cupulares y en el poder en todos los ámbitos: sociales, económicos y políticos; ya es tiempo de erradicar la discriminación de género y que las mujeres dejen de ser excluidas dentro de todos los órdenes de gobierno”, expuso en tribuna.

Para esta política feminista, la 64 Legislatura es la más paritaria en la historia del Congreso mexicano y como tal tiene el reto de hacer valer la ley, para que se respete la participación de la mujer en el poder Ejecutivo, en el Judicial y en los órganos públicos autónomos.

La senadora López Rabadán solicitó al Consejo de la Judicatura información sobre la presencia de mujeres en el Poder Judicial de la Federación y reveló que de 11 ministros 9 son hombres; de 876 magistrados del circuito 714 son hombres y de 581 jueces de distrito 444 son hombres.

“De ninguna manera puede decirse que no existan mujeres preparadas para acceder a ser ministras, juezas de distrito o magistradas de circuito, ya que hay paridad de género en los cargos inferiores”, argumenta la legisladora.

Y plantea que según el Censo Nacional de Impartición de Justicia Federal 2018, del INEGI, existen 48,125 servidores públicos adscritos al Poder Judicial de la Federación: 23,030 son hombres y 22,589 son mujeres.

Al exponer ejemplos de la urgencia de extender el derecho a la partidas en todas las instituciones mexicanas, la parlamentaria recuerda que en el Banco de México, apenas en enero pasado se designó a la primera subgobernadora. Así que la Junta de Gobierno ahora es integrada por una mujer y cuatro hombres.

Mientras en el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información Pública y Protección de Datos, en la Comisión Federal de Competencia Económica y en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la participación de la mujer no llega al 30 por ciento, detalla la panista.

Y en el plano coyuntural, Kenia emprendió la bandera de regular los instrumentos de participación ciudadana al cuestionar la forma en que se organizó y realizó la consulta popular sobre dónde debía construirse el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

“No existe un parámetro para decidir qué acciones del gobierno van a consulta y cuáles no y entre esta se encuentran: ¿Si el aeropuerto va a consulta, por qué el tren Maya no? ¿Si el aeropuerto va a consulta, por qué la construcción de nuevas refinerías no? ¿Si el aeropuerto va a consulta, por qué el corredor transístmico que propone no?”, cuestiona.

Plantea entonces que la solución más pulcra -jurídicamente hablando- es que el Congreso incorpore ciertos instrumentos de democracia participativa, como el plebiscito y el referéndum, al sistema legal mexicano.

Consejera y miembro de la Comisión Nacional Permanente del PAN, las dos máximas instancias colegiadas de esa fuerza política, la Senadora Kenia López Rabadán destaca por su presencia cotidiana de foros de medios de comunicación, donde con templanza y sin estridencias es una defensora de las causas de la democracia liberal.

Se trata de una de las principales representantes de la nueva generación de panistas dedicadas a la política y que militan en el feminismo al margen de consideraciones religiosas y de condicionamientos del bastión conservador de ese partido. Y desde esa claridad se ha comprometido con la urgente reforma al artículo 41 de la Constitución, consistente en establecer que la violencia política por razón de género sea causa de nulidad de una elección.

 

Artículos Relacionados

SEXTO SENTIDO: AGUAdalajara, sus inundaciones y el pecado original

Editor Mujeres Mas

EL ARCÓN DE HIPATIA: ¿Libertad de expresión? Depende para quien

Editor Mujeres Mas

RETROVISOR: Toma vuelo el agravio a los jueces

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: ¿Cuándo se pudrió el PRI?

Editor Mujeres Mas

CUARTO PISO: Peleando al muerto

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: Lo volvería a hacer

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.