domingo 16 junio, 2024
Mujer es Más –
GILDA MELGAR

«DOLCE ALTER EGO»: La última cosecha de Michelle Obama

¿Usted se imagina a Melania Trump plantando albahacas o sembrando semillas de berenjena en el jardín que creó Michelle? Aquí la historia del huerto ecológico, uno de los legados de la hoy saliente Primera Dama de la Casa Blanca.

En abril de 2009, pocos meses después de asumir su papel como Primera Dama, Michelle Obama convocó a los medios para presentar el huerto orgánico de la Casa Blanca, un proyecto que llegaría a ser uno de los sellos más personales de su paso por la residencia presidencial.

 

Esa mañana de abril, acompañada por estudiantes de primaria, Michelle plantó hierbas de romero, tomillo y orégano y sembró también semillas de lechuga, pimiento, tomates y zarzamoras.

 

Con el tiempo su huerto se volvió parte del ambicioso programa ¡Lets move!, creado en 2010 para promover hábitos de alimentación y vida saludables en las familias estadounidenses, con el objeto de erradicar la obesidad infantil, uno de los principales problemas de salud a los que se enfrentó la administración de Obama.

 

En 2012, tras el éxito del huerto orgánico –con cuya cosecha se preparaban tanto las cenas de la familia Obama como regalos gourmet para jefes de estado, tipo “verduras en escabeche” o “sachet con flores de manzanilla”– la carismática Michelle se aventuró a la publicación del libro “American Grown: The Story of the White House Kitchen Garden and Gardens Across America” (“Los cultivos de América. La Historia de los jardines de la Casa Blanca y de toda América”), el cual promovió por toda la Unión Americana –coincidentemente, al mismo tiempo que su esposo hacía campaña para su segundo mandato– explicando las virtudes de los alimentos naturales y ecológicos, así como proponiendo a la población la idea de crear un huerto familiar como una forma de obligarse a consumir más vegetales y frutas.

 

En su libro (https://www.amazon.com/American-Grown-Kitchen-Gardens-America/dp/0307956024), Michelle cuenta los problemáticos inicios de su huerto y comparte anécdotas chuscas como el hecho de que a tres años del proyecto sólo había logrado cosechar cinco calabazas, o que hubo una invasión de escarabajos en el área de pepinos y que los melones criados ahí “no saben a nada”.

 

La edición incluye espectaculares fotografías de los productos del huerto que lucen muy “antojables”, así como recetas de platillos creados con sus cosechas, divididas según las estaciones del año. Por ejemplo, en la sección otoñal aparece la receta del “Apple cobbler”, el pie de manzana favorito de Barack Obama, para el cual se dejan macerar toda una noche 8 manzanas Granny Smith (peladas y rebanadas) en una mezcla de azúcar mascabado, canela y nuez moscada, para luego hornear a temperatura baja hasta que la masa y la fruta se tornan doradas y crocantes.

 

“American grown” contiene además recomendaciones del equipo horticultor de la Casa Blanca para crear un huerto familiar en casa.

 

El mes pasado, Michelle volvió a invitar a un grupo de alumnos a la Casa Blanca para recolectar con ellos su última cosecha. Apareció en el huerto vestida de manera informal con pantalón de mezclilla y camisa a cuadros, acompañada por “Elmo” y “Rosita” de Plaza Sésamo. Al encontrarse con los niños, les dijo que estaba muy emocionada y exclamó: “¡Vamos a cosechar!”. 

 

Al hablar ante la prensa dijo que esperaba que las futuras familias presidenciales mantuvieran el huerto tal y como su familia lo hizo por siete años, para que se convierta “en una tradición duradera dentro de la residencia”.

 

Actualmente, el espacio verde mide más de 800 metros cuadrados y produce unos mil kilos de verduras y hortalizas al año, parte de ellos es para autoconsumo, mientras otros se donan a organizaciones benéficas.

 

Ante la incertidumbre del futuro de “su legado”, la ahora saliente Primera Dama tomó previsiones y recién mandó a construir nuevas pasarelas de piedra y muebles de jardín elaborados con maderas de árboles de la estancia Monticello de Thomas Jefferson, en Virginia; de Montpelier, el hogar del presidente James Madison, también en Virginia, y de la casa de Martin Luther King, Jr. en Atlanta.

 

Ese mismo 6 de octubre, día de la última cosecha pública, develó una piedra empotrada en el jardín con la leyenda: “Huerto creado en 2009 por Michelle Obama con la esperanza de cultivar una nación más sana para nuestros hijos”. 

 

¿Usted se imagina a Melania Trump plantando albahacas o sembrando semillas de berenjena en el jardín que creó Michelle? Yo, definitivamente no.

 

Lo más seguro es que cambie los vegetales por flores exóticas para lanzar un perfume “Edición Especial Casa Blanca”, o algo parecido, que le permita competir al tú por tú con su hijastra Ivanka.

 

Por el momento, Melania sólo ha declarado que en su nuevo papel jugará un rol tradicional, al estilo Jaqueline Keneddy. Ya veremos.

 

Mientras se nos pasa el susto por el nuevo inquilino de la Casa Blanca y para endulzarles la vida tras el trágico 8 de noviembre, aquí (http://www.popsugar.com/food/Michelle-Obama-Recipe-Apple-Cobbler-23223754) el enlace de la receta del “Apple cobbler” que tanto gusta al todavía presidente de los Estados Unidos.

 

Huertofdea8560 apple cobbler xxxlarge 2x phixr

 

 

 

Artículos Relacionados

Bellos. Endiabladamente bellos

Editor Mujeres Mas

“Succession” (10 de 10 y un final de infarto)

Editor Mujeres Mas

«DOLCE ÁLTER EGO» ¿Zona “libre de niños”?

Editor Mujeres Mas

«DOLCE ÁLTER EGO» “Espejo de identidades: 40 años de recorrido”

Editor Mujeres Mas

«DOLCE ÁLTER EGO» ¿Café con aceite de oliva?

Editor Mujeres Mas

«DOLCE ÁLTER EGO» Dulces placeres de Cuaresma

mujeresmas_root
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.