lunes 24 junio, 2024
Mujer es Más –
COLUMNA INVITADA

«COLUMNISTA INVITADO»: El sueño de un millennial chino

¿Cuáles son los sueños de una joven millennial china? La respuesta que le dieron al Doctor Laborde puede sorprenderlo. 

Las cosas a veces salen sin planearse. Desde hace semanas quería entrevistar a un joven chino para conocer qué piensa; cuáles son sus sueños o expectativas en estos tiempos tan agitados y llenos de cambios repentinos en todos los aspectos de la vida. El objetivo se había convertido en una tarea colosal dado que pocos chinos hablan inglés y los que lo dominan no desean hablar de temas delicados abiertamente, o simplemente no pueden expresarse. Estaba a punto de abandonar la idea. Regresaría a México sin la experiencia de haber hablado con uno de los 300 millones de jóvenes nacidos entre 1980 y el año 2000, es decir, la generación de los millennial. 

 

No fue así. La suerte me sonrió. Repentinamente recibí un correo de una china llamada Natalia (nombre extranjero que ha escogido, muy común hacerlo entre ellos). Me felicitaba por mi participación en un simposio sobre las relaciones entre América Latina y China, en el que había participado en la Universidad de Fudan y me pedía el trabajo que presenté. Le envié la información, lo que dio pauta a una serie de intercambio de comunicaciones. Lo increíble de esto es que lo hacíamos en español casi perfecto. No dudé en extenderle la invitación para la entrevista. Aceptó. 

 

Nos reunimos en un restaurante llamado Yershari, especializado en comida de la provincia musulmana de Xianjiang, mi favorita por la sazón y el picante, cercano en la estación del metro Jiangwan Stadium. Natalia es una joven de 24 años, miembro activo del Partido Comunista Chino (PCC), se encuentra estudiando su segunda maestría. La primera la hizo en Cambridge, Inglaterra, donde se especializó en estudios latinoamericanos. Por eso el dominio del español además de haberlo estudiado durante su licenciatura en español. Es originaria del norte de China, de una localidad cercana a Manchuria. Lleva viviendo 7 años en Shanghái. Hablamos en un primer momento sobre las relaciones entre América Latina y China, así como del proceso de ingreso a la Universidad. Me comentó que la licenciatura no la escogen los chinos, la carrera los escoge a ellos. Todo depende del puntaje obtenido en el examen de ingreso. De acuerdo al mismo, se asigna la disciplina a estudiar. Por eso para la mayoría, el resultado de examen definirá su vida profesional. Además de esta información desconocida para mí, comprobé nuevamente que se conoce poco de la región latinoamericana. De México, sólo sabía que estamos al sur de Estados Unidos y que la comida es rica. No más. Poco a poco fui desviando la conversación hacia el terreno de mi interés. 

 

Natalia, ¿Cuál es el sueño de un joven chino de tu edad? “¿Cómo? ¿Sueño?”. Sí, ¿Qué te gustaría hacer en la vida o mejor dicho, ¿En dónde te ves o qué te gustaría estar haciendo en 10 años? “¿Te refieres a cuáles son mis aspiraciones?”. Algo así, repliqué. “No lo sé, quizá sobrevivir en esta Ciudad. Ganar dinero y pagar mis deudas. Como muchos jóvenes. Vivimos para eso y espero tener el capital para comprar una casa. Eso será muy difícil debido a que todo está muy caro. Además, es algo raro. Tenemos que trabajar toda la vida para comprar una casa que al final no será nuestra ya que, como sabes, las casas nos pertenecen sólo 70 años. Después se les regresan al Estado. Fuera de eso, no sé, sobrevivir”.

 

¿No te gustaría casarte? ¿Tener hijos? “No tengo novio y dudo mucho que lo tenga. Estoy muy concentrada en mi tesis. La entregaré este diciembre y el año entrante iré a Estados Unidos por un año, así que no sé. Prefiero sólo pensar en cómo le haré para sobrevivir. Lo demás, lo veré en su momento. Mis padres quieren que me case y si es un joven del norte, mejor. Ya me advirtieron que no quieren que lo haga con un extranjero y mucho menos con un hombre divorciado. Saben que viajo, por eso la advertencia. Son conservadores. Yo quiero casarme después de los 30 años. No me importa que me cataloguen en el sector de las mujeres solteras. Si me caso, bien, si no, también”, finalizó Natalia. 

 

Seguimos hablamos de la visión de los chicos de su edad sobre puntos como la política, el papel de China en el mundo y la historia de su país. Por las respuestas de Natalia, veo que no hay preocupación sobre esos temas y el futuro. Vive la inmediatez y el valor más importante es y será, según ella, por lo menos en los siguientes años: el dinero. ¿Quién diría que esto sucedería en un país que se hace llamar comunista? 

 

Mientras despido a Natalia, me quedo pensando en lo mucho que han cambiado las generaciones, sobre todo en su visión pragmática del mundo. En eso hay mucha similitud con nuestros jóvenes mexicanos. ¿O me equivoco?

 

StandardLaborde julio 2016 3 phixr

Profesor del Departamento de Derecho y Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey, Campus Santa Fe. Investigador visitante del Instituto de Desarrollo de la Universidad de Fudan, China. 

 

 

 

Artículos Relacionados

DESDE LA IMAGEN: La Señora Presidenta

Editor Mujeres Mas

Si quiere ser legítima, Claudia Sheinbaum, deberá romper con el pacto patriarcal y gobernar en diálogo y democracia

Editor Mujeres Mas

¿Huir del país tras la elección?

Editor Mujeres Mas

SALA DE ESPERA: ¿Cumplirá su promesa?

Editor Mujeres Mas

OPINIÓN La transparencia como herramienta para la justicia: el caso de Ingrid Escamilla

Editor Mujeres Mas

COLUMNA INVITADA: Mujeres en el poder, una lucha viva

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.