sábado 24 febrero, 2024
Mujer es Más –
Sin categoría

«CINÍSIMO»: El escritor fantasma de Roman Polanski

“Es genial cómo Polanski se ríe macabramente hasta de su propio dilema penitenciario”. 

“Cinema should make you forget you are sitting in a theater”

Roman Polanski

 

Hablemos de “The Ghost Writer” (2011), cinta en la que nos topamos con el enorme y clásico Polanski, pero en muy buena forma, como en sus mejores tiempos; y eso que es rigurosamente respetuoso del género. En la trama “Ghost”… es “Frantic” súpermejorada (más centrada en el espionaje que el thriller), pero con la complejidad de –digamos– su inmortal “Chinatown”.

 

Por tono, “Ghost” es paranoica y alucinante, con el curioso acento para el terror moral y psicológico que el cineasta polaco le imprime a su arte. Nuestro héroe sufre las ‘cómicas’ desventuras de “El Inquilino”, siempre a un paso de volverse el cadáver de la historia, pero con la inconciencia de su engaño, como el protagonista de la “Novena Puerta”.

 

Y a diferencia de “Frantic”, donde para colmo Harrison Ford destruye la poca credibilidad de la cinta, Pierce Brosnan y Ewan McGregor están espléndidos y su interacción es picante y dinámica. Cierto, tal vez “Ghost” no trastoque el género de espías del modo como su “Chinatown” lo hizo con el cine negro estadounidense.

 

También es cierto que el personaje de McGregor no será memorable como lo fue sin duda Gittes, pero nos evoca su tenacidad y obsesión por resolver el misterio, aún a su propio riesgo. Y es genial cómo Polanski se ríe macabramente hasta de su propio dilema penitenciario, con las analogías a la acusación criminal del personaje de Brosnan.

 

[Aquí, permítaseme una rápida toma de postura para evitar equívocos: Polanski es un fugitivo de la ley; huyó de la posible sentencia de un juez por una falta condenable. Si alguna vez es atrapado, no tengo el menor inconveniente en que pague por sus ofensas… Pero su cine (¡ah, su cine!) es una de las bendiciones más trascendentales del siglo XX. Es un legado artístico único e inmortal].

 

Polanski logra entonces reivindicarse por fin con un ‘homage’ hitchockiano respetable y deslumbrante (“Frantic” en definitiva no lo fue) y se apunta otro triunfo de su temple ‘noir’, en ese su obsesivo y sagaz tono, circular y escatológico.

 

Sabemos cómo le fascinan las prisiones de circunstancia de sus héroes, desde el yate/camisa de fuerza de su temprana “Cuchillo en el agua” (más tarde revisitada y enriquecida con la gran novela de Bruchner en su devastadora “Luna amarga”) o el infernal departamento/prisión/hoyo negro del patético pero entrañable “Inquilino”, quien se permite filosofar en estos términos: If you cut off my head, what would I say… Me and my head, or me and my body? What right has my head to call itself me?.

 

Sus héroes suelen luchar furiosamente por resolver su circunstancia adversa, no por nobleza sino porque no tienen la opción del escape… Pero generalmente fracasan (y nosotros sucumbimos con ellos, atrapados empáticamente en su dilema).

 

Eso es impresionante; quizás con excepción de los personajes protagonizados por Johnny Depp y, en alguna medida, Sigourney Weaver, los héroes en los dramas de Polanski pierden irremisiblemente, inclusive si viven para contarlo (como Gittes, Trelkovsky o Escobar). Su hecatombe moral y psicológica puede ser aún más temible que la muerte.

 

Es ese lúgubre pesimismo, casi cínico, el que le da su peculiaridad a los terceros actos de sus mejores piezas. Y “Ghost” no desmerece en absoluto; pero tal como lo demanda el género, el villano es institucional, un mecanismo social impersonal y amoral (llámese CIA, KGB, MI6, etc.), encarnado en humanos ordinarios y, si se quiere, hasta encantadores.

 

Y llega entonces la secuencia final de “Ghost”… cuando Ewan McGregor resuelve por fin el misterio y se lo echa en cara a su oponente; pero la cámara se detiene distraída y no gira para seguir la decisiva acción; de ese modo ‘nos perdemos’ la escena cumbre, el desenlace devastador… No verla, imaginarla nada más, la hace todavía más terrible, pero le da al film el tono exacto que el género reclama: un cierre quasi anticlimático.

 

Oclaojomonroy phixr 

Alberto Monroy / @iskramex Citando a un clásico: “Estudió cómo cogen las ballenas en la Universidad del Congo; cumplirá 96 años el próximo verano”.

 

 

 

Artículos Relacionados

Condenan a cuatro años y medio de prisión al futbolista Dani Alves por violar a joven

Editor Mujeres Mas

Reporteros suspenderán cobertura de la “nota policiaca” en Cuautla, tras atentado contra Andrés Salas

Editor Mujeres Mas

Claudia Sheinbuam arrancará su campaña en el Zócalo de la CDMX con respaldo a iniciativas de AMLO

Editor Mujeres Mas

Colmena, el proyecto de innovación tecnológica más importante de México, destaca Ana Lilia Rivera

Editor Mujeres Mas

¡Fue niño! Mario Elian es el primer bebé de 2024

Editor Mujeres Mas

Silvano Aureoles renuncia a equipo de Xóchitl Gálvez; denuncia descalificaciones

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.