lunes 22 julio, 2024
Mujer es Más –
COLUMNAS HANNIA NOVELL

«EL RING DE LOS DEBATES»: Las novias del velo negro

 

El velo negro sobre sus cabezas y la rosa roja en sus manos contrasta con el blanco absoluto de sus vestidos de novias. No van camino al altar o a algún templete para contraer nupcias. Marchan por las calles para denunciar la violencia doméstica y de género, y los cada vez más frecuentes casos de feminicidios.

El origen de esta marcha se encuentra en el caso de una inmigrante dominicana, Gladys Ricart, quien fue asesinada en Nueva Jersey el día de su boda, el 26 de septiembre de 1999. Ricart, ya vestida de novia, se preparaba para el enlace matrimonial luego de una tormentosa relación de siete años con el comerciante Agustín García.

Ese día, el sujeto entró a su hogar y la disparó en cinco ocasiones. Desde entonces su muerte se ha convertido en bandera de lucha del movimiento contra la violencia doméstica en todo el continente. En su memoria se realiza anualmente La Marcha de las Novias.

Por su puesto que el país de origen de Gladys es donde el movimiento tiene mayor eco debido a que, por desgracia, este hecho no ha servido para frenar los feminicidios que sumaron mil 230 de enero de 2005 a agosto de 2017, a razón de 8.09 por mes, según la procuraduría general de ese país.

El drama dominicano se repite en el continente. El Salvador registró 406 feminicidios en 2016 (33.83 por mes), pero de enero a septiembre de 2017 reportó 341 (37.88 mensuales), informó el Instituto de Medicina Legal.

Ecuador reportó cifras oficiales de 69 mujeres asesinadas de enero a julio de 2017 (casi 10 al mes). El Observatorio de la Violencia de la Universidad Autónoma de Honduras contabilizó 99 mujeres asesinadas de enero a marzo de 2017 (33 por mes). Venezuela cerró diciembre de 2016 con 169 feminicidios, 40 por ciento más que los 121 de 2015, según datos oficiales.

Argentina se estremeció con casi un femicidio diario en abril de 2017, mientras que Colombia sumó 204 mujeres asesinadas o 2.14 al día de enero al 5 de abril de 2017, confirmó el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de esa nación.

En su informe 2016-2017, Amnistía Internacional aseguró que en América hubo “pocos” avances para “atajar la violencia contra mujeres y niñas”, desprotegidas frente a violaciones y feminicidios, sin protección de sus derechos sexuales y reproductivos, y sin que los culpables rindan cuentas.

“Hubo denuncias de violencia de género en Brasil, Canadá, El Salvador, Estados Unidos, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana y Venezuela, entre otros países”, destaca el análisis.

LAS OTRAS GLADYS

El 2 de julio de 2013, Viridiana Victorio, una madre mexicana de 35 años, murió apuñalada en el baño del apartamento donde vivía en Queens, luego de una discusión con su esposo, Ángel Ríos, según el informe policial. El hombre fue acusado de asesinato en segundo grado.

Edith Rojas, de apenas 19 años, fue apuñalada varias veces por su exnovio, Jonathan Peña Castillo, de 21. El joven la atacó el 31 de diciembre de 2012 a las puertas de su domicilio, situado en Inwood, en el norte de Manhattan. Peña Castillo fue acusado de asesinato en segundo grado.

El 25 de septiembre de 2012, Kenia Castillo-Reyes, de 43 años, fue asesinada de cuatro disparos en medio de una discusión con su antiguo novio, en Hunts Point. La víctima era madre de dos adolescentes.

Dionis Espinal, de 31 años, mató a Katherine Germán, de 20, madre de su hija de un mes. El sujeto tenía una orden de protección por violencia doméstica, que violó luego de perseguirla en su auto la madrugada del 28 de agosto de 2013. Tras chocar su vehículo contra en el que viajaba la joven, la apuñaló mortalmente y agredió también a su acompañante.

LA MARCHA DE LAS NOVIAS EN MÉXICO

Vestidas de novia y con velo negro, duranguenses realizaron “La Marcha de las novias” como una manifestación pacífica para que no se registren más feminicidios ni agresiones en la entidad.

Un número importante de mujeres profesionistas, estudiantes, funcionarias y exfuncionarias, participaron en esa movilización que por primera vez se realizó en Durango, el pasado martes 6 de noviembre.

La consigna fue firme: “Punto final. Ni una más”. Las novias no queremos usar un velo negro ni portar una rosa rojo sangre en nuestras manos. Queremos ir vestidas de un impecable blanco.

 

Artículos Relacionados

RETROVISOR: 17 votos que salvarán o hundirán la democracia

Editor Mujeres Mas

SEXTO SENTIDO: AGUAdalajara, sus inundaciones y el pecado original

Editor Mujeres Mas

EL ARCÓN DE HIPATIA: ¿Libertad de expresión? Depende para quien

Editor Mujeres Mas

RETROVISOR: Toma vuelo el agravio a los jueces

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: ¿Cuándo se pudrió el PRI?

Editor Mujeres Mas

CUARTO PISO: Peleando al muerto

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.