martes 16 julio, 2024
Mujer es Más –
Sandra Vivanco COLUMNAS COLUMNA INVITADA

«COLUMNA INVITADA»: Carta de agradecimiento

POR SANDRA VIVANCO

Después de la excelente jornada electoral del día de ayer, este espacio es para decir GRACIAS.

GRACIAS a ti vecino o vecina que decidiste decir sí y ser funcionario de casilla. Y el reconocimiento es por la simple y sencilla razón de que pudiste decir no y quedarte en tu casa, ir a votar y seguir disfrutando de tu domingo.

En cambio, dejaste todo: descanso, familia, quehaceres, la comodidad de ver todo desde la barrera. Sabías que no sería fácil desde que te estaban capacitando, que la responsabilidad era mucha y aún así seguiste firme.

Valoro mucho que dedicaste varios fines de semana para que te capacitaran para la jornada electoral. Tuviste que conocer de documentos que jamás habías visto: boletas electorales para las 5 o 6 distintas elecciones; las actas de jornada electoral, escrutinio y cómputo de casilla para cada una de las candidaturas a elegir; documentación complementaria como: hoja de incidentes, constancia de clausura y remisión de paquete electoral, plantillas braille para las distintas elecciones, bolsas para las boletas sobrantes, para votos nulos y para votos válidos; cuadernillos para hacer las operaciones de escrutinio y cómputo; guía de apoyo para clasificación de votos; Registro para electores con discapacidad; carteles de identificación de casilla, de resultados de la votación, entre varios documentos más.

Luego aprendiste como llenarlos, pareciera fácil, pero lo que contienen todas esas actas y documentos, son precisamente lo que da validez a toda la votación de los ciudadanos que acudieron a sufragar. De ahí la importancia de que su llenado sea claro y correcto.

Esa documentación que aprendiste a manejar, son las pruebas que tienen los tribunales en materia electoral para conocer y resolver respecto de las impugnaciones presentadas por presuntas irregularidades el día de la votación. Lo que tu hiciste el día de ayer, es la película que tendrán los juzgadores para saber si determinan anular o no una casilla.

Te enseñaron el armado de la mampara. También hubo largas explicaciones para decirte cual voto si es válido, que si una marca en un recuadro, que si marcas en los recuadros de los partidos en coalición, entonces tuviste que aprenderte todas las combinaciones posibles para decir que el voto es válido.

Luego te dijeron que si ponían un nombre, apellido o apodo del candidato también era válido. Y finalmente te avisaron que si marcaban un recuadro de una candidatura que renunció pero también marcaban otro recuadro, contaras como buena esa segunda marca.

Si, lo sé, en ese momento te dieron ganas de decir: ya no quiero. Pero seguiste adelante, gracias por eso también.

Y llegó el día. Ese domingo distinto en tu vida, un día dedicado a tu país, seguramente tu familia se siente orgullosa de ti. Acudiste a la sede de la ubicación de la casilla antes de las 7:30 de la mañana, para estar en condiciones de iniciar a las 8 como dice el cuadernillo, esperando que todo fluya como está escrito ahí. Cerrar a las 18 horas, hacer el cómputo, llenar documentación, entregar el paquete y a descansar con la tranquilidad en tu interior del deber cumplido.

Pero ya sé que no fue así, llegaste a iniciar la jornada por la democracia, y quizá alguno de tus compañeros no llegó y eso complica las cosas para comenzar, no se pudo quizá, empezar a las 8 de la mañana, y entonces vinieron los gritos de algunos vecinos que tenían la intención de votar a temprana hora.

Luego llegaron algunos que fueron groseros por que no verificaron que sus datos estuvieran correctos y aparecieran en la lista nominal y te culparon, o tal vez los atendiste y no te dieron las gracias, mucho menos te saludaron al llegar. Me disculpo por ellos, no saben de tu gran esfuerzo.

Seguramente hubo ciudadanos que requerían ayuda, algunos con discapacidad, indígenas, adultos mayores, personas que no saben leer o escribir y también los apoyaste.

Llegó la hora de cerrar y entonces la historia cambia, porque ya están cansados y viene algo pesado, computar los votos, tal vez los representantes de los partidos políticos ya están nerviosos, finalmente ellos representan a aquellos que aparecen en las boletas.

Las horas siguientes no son fáciles, abrir y vaciar las urnas para empezar a clasificar y contar los votos de cada una de las candidaturas. En algunos lugares llueve y mucho.

No sé a que hora regresaras a casa, con un agotamiento inusual, pero por favor siéntete feliz, los mexicanos te agradecemos profundamente tu entrega el día de la jornada electoral. Eres un orgullo nacional.

@SandraVivanco13

Artículos Relacionados

EL ARCÓN DE HIPATIA: ¿Libertad de expresión? Depende para quien

Editor Mujeres Mas

RETROVISOR: Toma vuelo el agravio a los jueces

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: ¿Cuándo se pudrió el PRI?

Editor Mujeres Mas

CUARTO PISO: Peleando al muerto

Editor Mujeres Mas

ACTOS DE PODER: Lo volvería a hacer

Editor Mujeres Mas

EL ARCÓN DE HIPATIA: ¿Y para seguridad no hay “Plan C”?

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.