lunes 24 junio, 2024
Mujer es Más –
ACTUALIDAD

«EL RING DE LOS DEBATES»: A Valeria la matamos todos

Sí. A Valeria la matamos todos.

La mató el maldito destino

El jueves 8 de junio, la niña de 11 años iba con su padre, Sergio Gutiérrez, en una bicicleta rumbo a su casa en Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México. Para evitar que se mojara con la lluvia, decidió subirla a una combi. Él pedaleó para seguirla, pero perdió el vehículo. Sergio llegó a su hogar, la lluvia cesó, pero quien nunca apareció más con vida, fue Valeria.

La mató un sistema de transporte infame

José Antonio Sánchez, el sujeto de 43 años que conducía la combi, tenía apenas cuatro días como chofer de la Ruta 40. Con más de 20 años de operación, la concesión tiene una flotilla de 360 unidades. En una de ellas, este sujeto habría abusado sexualmente de la menor para luego asfixiarla hasta quitarle la vida.

El vehículo con número económico 278, era modelo 1992, por lo que incumplía la antigüedad de máximo 10 años para poder circular; tenía, además, los vidrios polarizados. Por si fuera poco, la licencia de conducir de Sánchez Razo era apócrifa. Nadie tuvo el cuidado de revisar su historial: contaba con antecedentes penales por abuso sexual e incluso había estado preso.

Como ocurre siempre, las autoridades actuaron tardíamente. El Ayuntamiento de Nezahualcóyotl anunció que la ruta está suspendida hasta que no cumpla cabalmente con la Ley de Movilidad y Transporte estatal. De la misma forma, se informó que habrá capacitación y certificación permanente a los operadores.

La mató la indolencia

Valeria abordó la combi a las 16:43 horas. Su padre la esperó en casa; llamó a su esposa, Jacqueline Ortiz, para preguntar si sabía de ella, y luego salió a la calle a buscarla. A las 18:20, encontró a unos agentes del Área de Inteligencia y juntos se trasladaron a la base de combis. Cuarenta minutos más tarde, el afligido padre acudió a la Unidad de Atención a Víctimas del Delito del municipio.

A las 20:40 ingresó al Centro de Mando C4, pero no sirvió de mucho: no hay cámaras de video-vigilancia en la zona. Hasta las 20:10, se lanzó la alerta para la búsqueda. Junto con agentes, Sergio Gutiérrez recorrió las calles del municipio, sin éxito.

A las 3:40 de la madrugada del viernes 9 de junio, los padres levantaron la denuncia, pero fue hasta las 10 de la mañana cuando la cédula de la menor fue difundida en el Programa Odisea para a búsqueda de desaparecidos. En todo ese tiempo se les insinuó que podría haber “huido con el novio”.

A las 12:20 llegó la terrible llamada. La combi había sido localizada frente al número 158 de la calle Zandunga. Dentro estaba el cadáver.

La mató la indiferencia social

De acuerdo con la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, durante 2016 se cometieron 65 asesinatos tipificados como feminicidios. Y sí, cuando algunos de esos casos alcanzan las primeras planas de los diarios o espacios en radio y televisión, como sociedad, nos indignamos… pero nada más.

Alfredo del Mazo, virtual futuro gobernador, manifestó en campaña: “no es admisible que haya un solo feminicidio más en el Estado de México”. Cuatro días después de su triunfo, ocurrió esta tragedia.

José Antonio Sánchez Razo fue detenido e ingresado al penal Neza-Bordo. El jueves fue encontrado muerto en su propia celda. Por la noche se confirmaría que fue un suicidio. Se habría ahorcado con una piola usada para la fabricación de artesanías dentro del penal. Sus tres compañeros de celda no vieron ni escucharon nada.

Incrédulos, los padres se resisten a creer que aquí acabó todo y que la justicia que demandan se limite al “suicidio” del agresor y a la suspensión de las operaciones de la Ruta 40.

Tienen razón: a Valeria no la mató el destino. Fueron las autoridades que dejaron libre a un delincuente y le permitieron ser chofer del transporte público; fueron las policías que no investigaron con oportunidad; fueron los políticos y sus promesas de campaña que no cumplirán. Y fuimos todos con nuestra indignación pasajera. Sí, a Valeria la matamos todos. Y no, no estoy conforme, el tipo no merecía la muerte, no así. Merecía morir lentamente con un castigo que le durara toda la vida.

Hannia Novell. Licenciada en Ciencias de la Comunicación, realizó estudios en Periodismo, Literatura y Seguridad Nacional en diversas instituciones como la Universidad Iberoamericana, el Centro de Comunicación, Radio Educación y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Especialidad en corresponsalía de guerra en La Universidad de Jerusalem (Israel) y una especialidad en comunicación política en George Washington University. Titular del noticiario estelar de Proyecto 40 en su edición nocturna.  

Artículos Relacionados

‘Alberto’ toca tierra en Ciudad Madero, Tamaulipas

Editor Mujeres Mas

Detienen a siete por homicidio de cuatro mujeres y dos menores en León, Guanajuato

Editor Mujeres Mas

Gobierno llama a extremar precauciones por lluvia, viento y oleaje

Editor Mujeres Mas

Se forma tormenta tropical ‘Alberto’; provocará lluvias fuertes en la mitad del país

Editor Mujeres Mas

México en alerta por Potencial Ciclón Tropical Uno

Editor Mujeres Mas

Seis de cada 10 niños menores de cinco años son sometidos a disciplina violenta en casa

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.